Cosas que tienes que evitar si quieres vender en turismo


Hoy os indico unos pasos muy sencillos que deberíamos evitar hacer a la hora de vender servicios turísticos.

1) El Turismo no funciona como el resto de sectores. Estamos hablando del sector servicios. Hasta que no entendamos esto mal vamos. Seguramente si usted va a comprar bolígrafos hoy tendrán el mismo precio que mañana. A no ser, claro está, que sea la última librería de la zona y que una estampida de niños hayan decidido acabar con las existencias de material escolar, que entonces, con un poquito de sentido común del tendero, segurito que sube el precio. Pues igual pasa en turismo, lo que hoy vale 1 mañana puede valer 100, así por arte de magia, e incluso puede que valga 0.

2) Aprende a copiar. Como en el cole cuando te copiabas de tu compi y te faltaba poner su nombre y apellidos. Si te vas a copiar de una idea empresarial, una idea de venta, usa un poco tu originalidad y adaptalo a lo que tu vendes.

3) ¡¡¡FOTOS, FOTOS, FOTOS!! Así, como mayúsculas. Volvemos a hablar de productos intangibles. Por favor, por lo que más queráis, un poco de cuidado con las fotos del negocio en la Red así cómo la del material impreso. De los folletos ya hablaré otro día, porque son para llorar. Cualquier marketero y/o experto en turismo saldría corriendo al ver cómo hay empresas que ellas mismas son capaces de echarse piedras en su tejado con las imágenes que muestran. Por favor (y ya va el segundo por favor), si ponemos una fotografía de una chimenea que este encendida y no sean sólo cenizas, puertas abiertas (no con la cortinita de macarrones!), platos con comida, árboles y flores en primavera, también el otoño puede ser bonito, pero si tu cortijo está en una zona poco verde no aproveches para hacer las fotos en verano a la “naturaleza muerta”, porque esto no es un “bodegón”.

4) Vender todo el rato. O por lo menos que sea tan palpable. Vender tienes que vender porque para eso has creado un producto turístico, pero esto no es el “camión del tapicero” y no se trata de estar en facebook publicando la misma oferta plana, mañana, tarde y noche. ¡No! Que la gente acudimos a las redes sociales por ocio y diversión, a veces en plan profesional pero no es un mercadillo que gana el que más grite y más a menudo diga lo estupendo que es.

En Turismo, lo que ideal es que los demás digas que somos buenos, no nosotros.

facebook-turismo

5) Llevar una estrategia online sin tener estrategia de marketing offline. ¿Qué vendemos? ¿Quiénes son nuestros clientes? Una vez me dijo un empresario, que le valía cualquier cliente, que el que se gastara el dinero en su negocio ese era su cliente. Por favor, y este ya por última vez, empecemos con un Plan de Empresa, unas estrategias, un lápiz y un papel, para aquellos que todavía se niegan o no saber lo que es “la nube”, pero poned por escrito; quiénes sois como empresa, qué queréis conseguir y qué estáis dispuestos a sacrificar.

 

Anuncios

¿Qué necesita el Turismo Rural en Andalucía?


En una zona como Andalucía donde tenemos una media de 2.800 horas de sol al año, el despegue del turismo de interior ha sido más lento que en otras zonas de España, por eso mismo, por el sol y la playa, por el perfil de un turista (extranjero la mayoría de las ocasiones) que busca lo que en su país no tiene.

Andalucía está bajo el amparo del turismo de sol y playa, de chanclas y chiringuito, de tópicos y de cultura, y entonces, ¿qué hacemos con todos esos bonitos lugares del interior?

Aquel que dijera que Andalucía no es  “verde” se equivocaba, Andalucía cuenta actualmente con 165 Espacios Naturales Protegidos lo que supone más del 20% de la superficie de Andalucía y del orden del 30% del total de la superficie protegida del Estado español. Entonces, parece evidente que el Turismo Rural en Andalucía tiene mucho que decir, ¿no creéis?

Cortijo Bastia_PNBaza Pequeñas propuestas para mejorar el turismo de interior en Andalucía:

1)      Profesionalización. La importancia de la profesionalización en el sector servicios es fundamental. Parece que un “montar” un alojamiento rural es la tarea más sencilla del mundo. Es por qué no decirlo el sueño de muchos, retirarse de la ciudad e irse al campo a reformar una casa rural y obtener clientes por ello. Pensamos que los clientes vienen solos, y lo que no sabemos es que igual que vienen se van. Sin ni tan siquiera estudiar cómo vinieron y lo más importante, por qué no vuelven. Rodéate de gente preparada y llena de entusiasmo.

2)      Lucha constante entre zonas cercanas. La competencia siempre me ha parecido una pieza fundamental del libre mercado, pero en el turismo rural donde la mayoría son pequeñas empresas, pelear por el mismo trozo del pastel a veces no es lo más adecuado. Vendemos un destino o quizás una experiencia. Pero trabajar por el turismo supone crear sinergias y colaboraciones entre todos. No compitas con tu vecino, únete a él y así haréis más fuerza.

3)      Referentes en España en Turismo Rural; Asturias y Galicia, por su fisonomía y por su trayectoria ha desarrollado un turismo rural de una excelente calidad que son un referente a nivel nacional. Aprender de los que lo hacen bien. No vamos a inventar la fórmula de la “Coca-Cola” entre otras cosas, porque ya está inventada, pero sí que podemos ver qué hacen bien los demás y tomar ideas.

4)      Creatividad. Es la palabra por excelencia. Tan fácil de decir y tan difícil de poner en práctica. Si la creatividad no te viene así porque sí,  procura hacer cosas como; leer sobre proyectos turísticos, viajar, ver programas relacionados con el turismo,… A mi me funciona, quién sabe si a ti también.

5)      Pon cariño en todo lo que hagas. Que se note que pones pasión en tu alojamiento;  prepara un pequeño folleto con información de qué hacer en tu destino, si lo escribes a mano te ganarás a más de uno, una flor junto a la cama, madera en la chimenea preparada para encenderla, un bizcocho de bienvenida,  jabón casero en el aseo, una pequeña botellita de aceite de oliva para la despedida,… Utiliza la empatía para ponerte en la piel del cliente y piensa qué te gustaría a ti. Pero ojo, recuerda que no todos somos iguales y que habrá turistas que no les guste lo que a ti, es normal. Pregúntales, ¡conversa con ellos!

6)      Cultura empresarial. Céntrate en algo, es la regla básica de cualquier plan de negocio. Si le “tiras” a todo lo mismo no pescarás nada pero, si usas el anzuelo adecuado es más fácil que la cesta se vaya llenando poquito a poco.

7)      Piensa en pequeños detalles como felicitar a un cliente por un cumpleaños, regalarle una mermelada casera que durante su estancia siempre ha pedido, …

8)      No puedes con todo, contrata los servicios de un profesional. No te saldrá nada caro si lo comparas con el retorno de la inversión. Existe cantidad de gente súper formada con ganas de ayudar a un negocio como el tuyo. Contrata a un community manager, tu empresa te lo agradecerá. No te vuelvas loco con las redes sociales. No puedes estar en todas, ni todas funcionan igual, sino vas a poder gestionarlas todas, mejor no abras perfiles en todos sitios. Cada una tiene su forma de comunicarse y sus propias normas.

9)      Acude a profesionales como los de Andalucía Lab. Te darán información, asesoramiento y te aconsejarán sobre las mejores estrategias para tu negocio.

10)   No pasa nada por equivocarte, los errores son la mejor forma de aprender. Caer es fácil, lo difícil es tener el coraje para levantarte y seguir luchando.

Feliz viaje,